BIENAVENTURADOS LOS QUE CREYERON

Dios ha intervenido en la historia del hombre de muchas maneras; por ejemplo, le dio descendencia a su amigo Abraham por medio de su esposa estéril. ¡Dios ha efectuado intervenciones importantísimas en la historia de la humanidad! Podría contarles de muchas obras, como por ejemplo, salvar la descendencia de Abraham, de Isaac y de Jacob enviando a José a Egipto, o cuando libró al pueblo de Israel del ejército del faraón, abriendo el mar Rojo. Pero la intervención más grande, más fuerte y más importante de Dios en el planeta tierra fue haber enviado a su hijo Jesucristo, el Mesías, a morir enla cruz delcalvario, para salvar la humanidad de su pecado.

Antes de Cristo, la situación del hombre era irreversible, en el sentido de que no había forma de liberar del pecado a las personas, o mejor dicho, no se había hecho manifiesto el plan de Dios para la salvación de la humanidad. Todos los que vivieron antes de Cristo fueron perdonados y salvados por la fe que tuvieron, sin haber conocido a Jesús, sino que creyeron en las promesas que Dios les había dado. Por eso Jesús le dijo a Tomás (el que no había creído): “Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron” (Juan 20:29). A través de toda la historia de la humanidad, las intervenciones de Dios fueron hechas posibles, porque hubo hombres y mujeres que creyeron ala palabra de Dios, y actuaron conforme a lo que Dios dijo. Hubo un Abraham que creyó en Dios, y fue su amigo. Dicela Biblia que creyó Abraham y le fue contado por justicia. Fue posible la liberación del pueblo de Israel, un plan que estaba en el corazón de Dios, porque hubo un Moisés que estuvo dispuesto a creer y a obedecerla palabra de Dios.

DIOS REALIZA SU OBRA A TRAVÉS DE QUIENES LE CREEN

Y todo lo que Dios hace, lo realiza en virtud de la fe de losque le creen y le aman. Dios está haciendo cosas importantes en el mundo yusa hombres que le creen, le aman y actúan en consecuencia. ¡Dios está haciendo cosas grandes en Uruguay y hará cosas aún mayores, pero solamente en virtud de mujeres y hombres que creen en su palabra! Dios pone por obra sus planes eternos y hace su labor en el planeta tierra con aquellos que creen y hacen Su voluntad. ¡Esos son los que le sirven! Abraham le creyó y sirvió a Dios. En la misma generación de Abraham hubieron hombres que no creyeron a Dios y no actuaron en consecuencia; esos hombres no le sirvieron a Dios. Dice la Biblia: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21). ¡Tú tienes que decidir si vas a hacer la voluntad de Dios o no! ¡Debes decidir si eres de Dios o no! Quien es de Dios hace Su voluntad; quien es de Dios cree en El, cree en su palabra, y cree que El hará las cosas que quiere con él o ella. Cuando la virgen María fue visitada por el ángel, le dijo: “¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres” (Lucas 1:28)

Dice también la Biblia que su parienta Elizabeth estaba embarazada de Juan el bautista yMaríafue desde su ciudad a la ciudad desu parienta a visitarla. Cuando llegó a la casa deElizabeth y saludó, el niño que estaba en el vientre de Elizabeth, saltó de alegría al oír el saludo. Esta mujer quedó conmovida, porque cuando María vino a su casa, ella fue llena del Espíritu Santo. ¡¡Y se regocijó!! Y Elizabeth, una mujer que nunca había profetizado, comenzó a profetizar, diciéndole: “Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. 43¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí? 44Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. 45Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor” (Lucas 1:42-45). ¡Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y la creen, porque lo que eso sucederá en sus vidas! Dios tiene planes para intervenir en el planeta y se está proveyendo de hombres y mujeres que le sirven, para así, hacer aquello que está en su corazón. Dios hoy nos dice lo mismo que Elizabeth le dijo a María por medio del Espíritu Santo: “Bienaventurada la que creyó lo que el Señor le dijo, porque se cumplirá lo que El le dijo y lo verá con sus ojos”. ¿Y qué le dijo el Señor a María? Que iba a ser cubierta por el Espíritus Santo y quedaría embarazada de un Santo Ser que se llamaría “JESUS” y la razón de ese nombre era porque El iba a salvar a su pueblo de la tiranía del pecado. Nadie puede ser libre de sus pecados, nadie puede salir de la cárcel de sus pecados. ¡Nadie puede dejar de pecar por su propia voluntad! Dijo Jesús que el que hace pecado es esclavo del pecado. (Juan 8:34). El ángel dijo: “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21) Y María dijo: “¿Cómo será esto? pues no conozco varón” (Lucas 1:34) No lo dijo dudando sino que preguntó. Y el ángel le dijo: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. ¡Esto no es un cuento de Batman, de Robin o de Superman! ¡Esto es una tremenda verdad! Y María dijo: “He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lucas 1:38). ¡¡Creyó la palabra que Dios le había traído!! Y por su fe, igual que Abraham, Moisés, David y los grandes hombres y mujeres de la historia, la virgen María abrió la puerta de la salvación al planeta tierra. ¡¡Bienaventurada la que creyó que tendrán cumplimiento las cosas que les fueron dichas de parte del Señor!! Entonces María dijo: 47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. 48 Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones. 49 Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre…” (Lucas 1:47-49) ¡¡Dios quiere que entres hoy, en las grandes cosas del Señor para tu vida!! Dios quiere que entres hoy, por la fe, en su dimensión. ¡Dios hoy anuncia, salvación para Uruguay! ¡¡Dios hoy anuncia sanidad y liberación de cadenas demoníacas para tu vida!! ¡Bienaventurado el que creyó porque verá la mano de Dios haciendo lo que el Señor dice! ¿Puedes decir hoy?: “Yo te creo Señor, háblame como le hablaste a la virgen María. ¡Háblame! Yo creeré. ¡Háblame! Yo lo haré. Envíame a mi. ¡Embarázame! ¡Háblame Dios!”

Dios hoy quiere despertar en ti, una fe sencilla, no una fe complicada. Cuando tú haces demasiadas preguntas acerca de lo que Dios está diciendo, es porque tu fe es complicada. Si Dios dice que una montaña puede salirse de un lugar y plantarse en el mar, es así de sencillo. Si Dios dice que una mujer va a quedar embarazada, sin intervención de un acto sexual con un hombre, ¡amén! ¡No hay nada imposible para Dios! Si Dios dice que un moribundo no va a morir, ¡amén! Dios puede hacer que el moribundo no muera, y si muere, y Dios dice que ese muerto va a resucitar, resucitará, ¡porque para Dios no hay nada imposible!

¿Qué significa fe sencilla? Hay algunos que para creer, necesitan evidencias, explicaciones y más explicaciones. Pero hay otros que escuchan la palabra e inmediatamente creen. ¡Están sintonizados con el Espíritu Santo! Mi oración es que tú te sintonices con Dios, para que cuando El hable, entiendas que viene de parte Dios. ¡Bienaventurado el que creyó, porque se cumplirá y verá el cumplimiento de lo que Dios le ha dicho!

Esta iglesia es para valientes, es para gente osada, no para gente complaciente. ¡Esta es una iglesia parida en la lucha, que vive de parto y no puede descansar porque Dios la ha llamado a traer salvación ala RepúblicaOrientaldel Uruguay y a las naciones! Dios ha llamado a esta iglesia a tener una fe sencilla para actuar inmediatamente donde ve que Dios tiene algo que hacer. ¡Esta iglesia no es para gente que quiere lograr su voluntad, sino para gente que quiere sacrificar su voluntad y sus planes para poder ver los planes de Dios cumpliéndose en el planeta tierra! ¡El hombre puede abrir una zanja pero Dios puede abrir el mar Rojo! ¡Dios quiere hacer grandes milagros a travésde tu vida!¡Dios quiere contarte entre las personas que creyeron a su palabra sencillamente y salieron a hacer aquello que Dios quiere!

Lo primero que Dios quiere, es contar con tu fe. ¡Dios quiere contar con tu voluntad! ¿Para qué Dios te va a enviar a algún lugar, si él sabe que vas a titubear, a dudar, y que vas a tener incredulidad? ¿Para qué Dios te va a mostrar sus planes si sabe que tú tienes los tuyos y que estás muy involucrado en ellos? Si tú quieres verla gloria deDios y su poder, hoy debes renunciar a ti y a tus planes y decirle a Dios: “¡Quiero ser como María! ¡Quiero ser como José en Egipto, como Daniel en Babilonia, como Moisés en Egipto, y como Abraham tu amigo! ¡Descienda sobre mí tu Espíritu Santo, descienda tu gracia!” 

LA FE SENCILLA DE SIMEÓN

Cuando Jesús nació, fue llevado al templo para cumplir los días de la purificación, un rito que era conforme a la ley de Moisés. Sus padres subieron a Jerusalén desde Belén para presentarlo al Señor, llevando un sacrificio conforme a lo dicho en la ley de Dios y he aquí que había en Jerusalén un hombre cuyo nombre era Simeón. Este hombre justo y devoto esperaba la liberación de Israel. El Espíritu Santo estaba sobre él y le fue revelado por el mismo Espíritu que no vería la muerte sin que antes viera al Ungido del Señor. Simeón tenía muchas cosas para hacer, como mucho de nosotros, pero sobre él estaba el Espíritu Santo. Posiblemente era un día de semana, quizás era la hora de trabajo y tenía muchas tareas pendientes, posiblemente tenía muchos compromisos familiares o quizás tenía que trabajar para pagar la tarjeta de crédito, o la factura de la luz. Pero este hombre estaba bajo la unción del Espíritu Santo que lo guiaba en todo momento. No era un hombre que decía: “¡Tengo mucho que hacer!” Si el Espíritu Santo lo mandaba para allá, él iba, porque era un hombre que amaba a Dios y esperaba la liberación de Israel. Y el Espíritu Santo le había revelado que él no se iba a morir hasta que no viera con sus ojos al Salvador. Y un día cualquiera, fue guiado por el Espíritu Santo, al templo. Allí había un montón de gente, y también había un matrimonio que estaba presentando su hijo al Señor. Se acercó Simeón a ese matrimonio y a ese hijo y su corazón estalló en ebullición porque el fuego del Espíritu le estaba indicando algo importante. ¡Algo estaba por suceder! ¡Había una expectativa tremenda en su vida! Cuenta la Bibliaque él tomo al niño en sus brazos, bendijo a Dios y dijo: 29Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; 30 Porque han visto mis ojos tu salvación, 31 La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; 32 Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel. 33Y José y su madre estaban maravillados de todo lo que se decía de él. 34Y los bendijo Simeón, y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha 35(y una espada traspasará tu misma alma), para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones”. (Lucas 2:29-35)

Simeón, un hombre de fe, le estaba contando a la madre del niño, qué sería de ese niño. Simeón creyó en Jesucristo, el Salvador, sin muchas explicaciones, sin muchos razonamientos, sin muchos milagros ni muchas señales. ¡Simplemente creyó porque el Espíritu Santo estaba sobre él! Él había creído la palabra que Dios le había dado, que él no iba a morir sin antes ver al Salvador. Muchos eran los niños que nacían en Israel y eran traídos para ser presentados al Señor todas las semanas. Hay una fe que es la que Dios quiere derramar sobre ti: Una fe sencilla, una fe que entiende y comprende sin muchas explicaciones, sin muchos razonamientos, sin muchas preguntas. ¡Dios quiere ungirte y guiarte como a Simeón! ¡Simeón fue más creyente que María! María recibió un ángel que habló con ella, pero Simeón ni siquiera habló con un ángel. María sabía que tendría un hijo extraordinario, pero Simeón sabía más de ese hijo que la propia María. Tanto José como María estaban maravillados de lo que se decía de su propio hijo. ¿Pero por qué Simeón recibió esa revelación? El era un hombre que estaba dentro de los planes de Dios.¡Era amigo de Dios! Era un hombre que Dios podía usar, porque creía. Dice la palabra deDios: “…cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Romanos 5:20). La gracia es más grande, es más fuerte y más poderosa que el pecado. El pecado ata a las personas, las enceguece y las maldice. El pecado lleva a las personas a la condenación del infierno, pero la gracia viene sobre ellas y las libera.

Me encanta la obra que Dios está haciendo a travésde la iglesia Misión Vidapara las Naciones. Me imagino a satanás como esos personajes de los dibujitos animados: ¡El gato que se relame porque se va a comer al pajarito! Me imagino a satanás viendo a los drogadictos, a los delincuentes, a las prostitutas en el borde de la muerte y la condenación; los empuja y se relame diciendo: “¡Este es mío!” Pero llega la gracia y los rescata del borde del abismo. No solamente los rescata, sino que los reviste, los unge y los envía a salvar más gente. ¡Doy gracias a Dios, me gozo y me alegro en la salvación de miles! Doy gracias a Dios porque está levantando un ejército de gente. El está decidido a intervenir en la historia dela RepublicaOrientaldel Uruguay y de todas las naciones y usará hombres y mujeres que escuchen su palabra, que la crean y actúen en consecuencia. ¡Gente como Simeón!

Para todoel mundo,ese niño era solo un niño, pero para Simeón era la gloria y la libertad de su pueblo. ¡Era el ungido, el Salvador ¿Puedes decirle hoy al Señor?: “¡Quiero ser como Simeón, como María, como Elizabeth! ¡Simplemente di la palabra!

Padre celestial, unge en esta hora, a todos aquellos que reciben esta palabra. ¡Que los milagros de la primera Navidad se repitan! ¡Que la gloria y la salvación se manifiesten!

Los magos pasaron a la historia porque creyeron. Ellos no estuvieron en contacto con Jesús, no vieron los milagros de Jesús, ni escucharon sus palabras. Tampoco Simeón vivió con Jesús, ni vio sus milagros. ¡No vio ninguna evidencia pero tenía la evidencia del Espíritu Santo! Fue guiado por el Espíritu de Dios. Mi anhelo es que Dios te conceda ser guiado por su Espíritu. Que El tede la gracia de recibiruna fe sencilla; que estés distraído para otras cosas, pero no para las cosas de Dios, ni para su palabra.

CONCLUSIÓN

Dios tiene una obra que hacer y necesita hombres y mujeres de fe. Doy gracias a Dios porque día a día me está rodeando de hombres y mujeres que preguntan poco y hacen mucho. Tienen fe, tienen ánimo, son perseverantes, luchadores, no para cubrir añadiduras sino para hacer la obra de Dios. Gracias a Dios por la gente sencilla que día a día está confiando que por una oración suya, enfermos serán sanados. Gracias a Dios por los hermanos que están yendo a los hospitales a orar por los enfermos, porque están haciendo la obra que Dios quiere. ¡Apartan un tiempo para mostrar a los enfermos el amor de Dios!

¿En que consiste la obra de Dios? En sanar enfermos, liberar endemoniados y predicar el evangelio del reino a los que están atados en sus pecados. No es complicado, es sencillo. Dios quiere ungirte para sanar enfermos, para liberar endemoniados. Dios quiere que lleves la luz,la paz y la salvación de Cristo. El anhela que lleves una palabra de ciencia, una palabra de fe, una palabra de sabiduría, a los que no conocen a Jesús. ¡No hay gobierno que solucione este mundo! Este planeta está desquiciado. Nuestros senadores y diputados están aprobando leyes inmundas. La sociedad se está estremeciendo; nos quieren cambiar la enseñanza… ¡Nos quieren cambiar la verdad por la mentira, lo dulce por lo amargo! Nos quieren cambiar los valores y los principios. ¡Nos quieren cambiar la verdad de laBiblia por la mentira del hombre! Pero Dios no cambiará su verdad por las presiones del hombre. ¡El no cambiará su palabra! Jesucristo aún sigue diciendo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35).

Señor: Moriré aferrado a tu palabra, no creeré en la mentira del hombre, sino en laverdad de Dios.No me someteré al hombre, me someteré a ti. El diablo está preparandoel tiempo desu ungido, que es el anticristo. Pero Dios está preparando el reino de los cielos en la tierra. El está salvando a hombres y mujeres porque Cristo viene pronto. Vendrá en las nubes, y todo ojo le verá. Dice la Biblia que todos los que creyeron en El, seremos arrebatados en las nubes juntamente con él.

¡Volverá! Así de sencillo. “María, no temas, porque has hallado gracia. El Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres. Has sido escogida para ser embarazada por Dios. Hoy te profetizo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, te cubrirá, y parirás dando a luz los planes de Dios”.

Allí donde estás, te pido que le ofrezcas tu vida a Jesús y le digas: “Señor, aleja mis dudas, aleja mis incredulidades. ¡Háblame! ¡Derrama sobre mí tu gracia! Quiero que me embaraces, quiero que me cubras… ¡quiero parir tus obras Señor! Quiero llevarla luz deDios al mundo. ¡Anhelo hacer tus obras! Dame ahora Señor, una fe sencilla comola de María, comola de Simeón… No quiero evidencias, quiero conocer tu voz. Quiero creerte y conocerte como te conoció Simeón, sin necesidad de que me muestres muchos detalles. ¡Sálvame! ¡Perdóname! Lléname! ¡Restáurame! Bendíceme para que sea bendición a quienes me rodean. En el nombre de Jesús hago esta oración, amén”.

¡Queremos conocerte! Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>