Av. 8 de octubre 2335

Montevideo

TEL: (598) 2402 7777

MENSAJES DEL CIELO

COMPRA LA VERDAD y NO LA VENDAS

INTRODUCCIÓN

Yom Kippur, día de la expiación, es la principal fiesta de precepto del calendario judío. Es un día de ayuno y oración que se celebra el 10 del mes hebreo de Tishrei, 10 días después de Rosh Hashanah, el Año Nuevo judío.

En el viaje que hicimos a Israel recientemente, participamos del día de Yom Kippur; como conté, es una fiesta que se celebra diez días después del año nuevo judío y todo Israel ayuna sin comer y sin beber nada; ese día del perdón es un día de retrospección donde los judíos analizan lo que han vivido en el año. La noche previa a este acontecimiento se juntaron en el muro de los lamentos para orar más de cien mil personas celebrando Yom Kippur y pidiendo por la paz de Israel.

La muralla forma parte de la historia de Jerusalén; arriba, donde está la cúpula dorada se encontraba el templo de Dios que edificó Salomón.  La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) por sus siglas en inglés, es un organismo especializado del Sistema de las Naciones Unidas (ONU). La ONU pretende unificar las naciones y establecer la paz y la seguridad en el mundo. Tres días después de la celebración de Yom Kippur, la UNESCO adoptó una resolución en la que se niega todo vínculo entre el judaísmo y el Muro de los Lamentos, ubicado dentro del Monte del Templo de Jerusalén, y limitándose a considerarlo un lugar de culto musulmán.

Esta organización llevó el tema a votación como si estuvieran en lo cierto, ignorando y pisoteando la verdad. Nadie que tenga dos dedos de frente puede ignorar que quien reconstruyó ese muro fue el rey Herodes así como el templo. En ese lugar, Jesús vio a la viuda poner en el arca de las ofendas dos monedas que era todo lo que tenía, también de ese lugar se maravillaban sus discípulos cuando le dijeron: “Maestro, mira qué piedras, y qué edificios”. Y respondiendo él, les dijo: “¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada” profetizando la destrucción del templo. Y allí mismo el Señor echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas y dijo en su celo: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones”.

Con esto quiero decir que el templo no es de juguete sino una realidad que pertenece a la historia, a la cultura y a la esencia del pueblo judío. Hoy en día está ocurriendo como dijo el profeta Isaías: “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” (Isaías 5:20)

Quiero hablarte hoy acerca de la verdad en contraposición de la mentira y de la luz en contraposición con la oscuridad. Proverbios 23:23 dice: “Compra la verdad y no la vendas; la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia”. El fundamento del evangelio y de nuestra relación con Dios es que el Señor es veraz, que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida y la palabra de Dios es la verdad. La verdad tiene en sí poder y vida; la verdad es algo que existe y tiene sustancia en sí misma y nunca jamás podrá ser atropellada de ninguna manera. ¡La verdad jamás será vencida por la mentira así como jamás las tinieblas podrán vencer la luz! Cuando encendemos una luz, ésta siempre vence a las tinieblas. Cuando tú abrazas la verdad, cuando la atesoras y hablas de la verdad estás disipando las tinieblas. Si te callas, estás pecando porque la verdad debe ser conocida.

LA VERDAD ES ABSOLUTA, NO RELATIVA

Para Göbbels (quien controlaba la prensa y la radio en el tiempo de Hitler) una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Cuando en este mundo te dicen una cosa y te lo repiten muchas veces, en unos años se transforma en una realidad cultural para la sociedad, y nosotros nos estamos dejando atropellar en ese sentido.

En las tratativas de paz en Colombia, el gobierno colombiano junto con las FARC tuvo arduas negociaciones en las que intervinieron personajes importantes, esto se dio en Cuba. La carpeta que sintetizó ese proceso o firma de paz incluía cosas que no se hablaron y la población nunca se enteró de ello. Dentro de esas doscientas ochenta y siete páginas había también, para que el pueblo aceptara en el referéndum, la enseñanza de la ideología de género. O sea que el pueblo iba a votar la paz con las FARC diciendo sí a ese pacto, sin saber que a su vez estaba firmando un acuerdo que tenía que ver con el ejercicio de la ideología de género en Colombia. Cuando algunos pastores se enteraron de ello manifestaron el asunto en las iglesias y finalmente lo que sería un sí, fue un no rotundo. Uno de los que estuvieron ahí, un gran estadista, declaró en una charla que la mujer no nace mujer, sino que se hace mujer, y el hombre no nace hombre, sino que se hace hombre. Están enseñando con esto, una mentira, poniendo lo dulce por amargo y lo amargo por dulce, porque según ellos no necesariamente la persona que nace con órganos genitales masculinos es hombre, porque ser hombre es una elección o una edificación social; es la formación o creación de una identidad de hombre o de mujer. ¡Ya no importa con qué sexo naces! Las enfermeras ya no podrán decirle a la mamá que nació un varón o una niña y las madres ya no podrán enseñarles a sus hijas a jugar con las muñecas porque la estarían condicionando en su libertad y derecho de elegir si será hombre o mujer.

¿Qué es la mentira? La mentira es una creación o invento; la mentira es algo que no existe. Lo que es y existe es la verdad, pero hay personas que crean una historia para engañar a otros y a sí mismos, de tal manera que hacen pasar la mentira por verdad y la verdad por mentira. La mentira es un invento que se dice con el objeto de tapar la verdad y que ésta no se conozca, pero Dios ha declarado que todo saldrá a luz. ¡Ya no podrás tapar tus pecados y tus mentiras! Quien tiene la verdad, quien se afirma en ella y es veraz, tiene certeza y seguridad. Quien se mueve a través de la verdad lo hace confiadamente pero el que miente tiene muchos problemas ya que tiene que estar acordándose de lo que dijo, tapando la mentira. La mentira aumenta la presión sanguínea, aumenta la ansiedad y el estrés porque el que hace uso de la mentira trabaja contra el poder de la verdad. Jesús declaró: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 14:6). También dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35). La Biblia señala que Jesucristo es el logo de Dios, es la palabra encarnada de Dios. Juan 1:1 expresa: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”. ¡Jesús es la palabra de Dios encarnada! Digamos que el que usa la mentira, se opone a Dios.

La UNESCO ha decidido pisotear la verdad e ignorar intencionalmente la historia; ha decidido vilipendiar una realidad que no se puede tapar. Ellos no pueden decir que esos cien mil judíos que se congregaron en el muro de los lamentos se equivocaron de lugar y tenían que haber ido a otro lado. ¡No pueden cambiar lo que dicen las escrituras! No pueden cambiar lo que dice la Biblia cuando Jesús subió al templo y decir que subió al santuario de Al-Aqsa y echó fuera a los cambistas. Jesús echo fuera a los cambistas en el templo construido por Herodes y esa es la verdad. ¡Ahí se practicaba la religión de los judíos! Quien no entiende éstas cosas, yerra.

¿Qué es el pecado? El pecado es una mentira. Cuando uno peca, sabe o no que está equivocado; puede saberlo o no, pero eso no quita que esté equivocado. La persona cree que va bien o sabe que va mal pero no le hace caso a la verdad y sigue en la mentira. Muchos son los que me han dicho que no pueden dejar la droga o el alcohol; o que no pueden dejar de adulterar. Ellos saben que están mal, sin embargo se consideran débiles para enfrentar la mentira que es un pecado, y obrar de acuerdo a la verdad. La verdad es la que te guía al blanco correcto. Si tú caminas en la verdad vas bien orientado, pero si estás pecando confías en una mentira.

¿Qué es la mentira del pecado? Que te está guiando, pero no al blanco sino a otro lado. ¡Compra la verdad y no la vendas! Quiero que entiendas que la verdad es más importante que el oro y que cualquier posesión; la verdad es más importante que tu familia. Tú no puedes despreciar la verdad, tienes que amarla. Jesucristo es la verdad y tienes que amarlo. Debes conocer la verdad, créela y encaminarte por ella.

Hablé con una mujer que se enamoró de una persona incrédula; ella desde hace tiempo me declaró que había un muchacho que conoció en la universidad y le gustaba mucho, según ella, el joven era muy bueno, pero no era creyente. Ya empezó mal porque la Biblia, que es la verdad, dice en 2ª de Corintios 6:14: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” Quien cree la Biblia, no dice que es una persona buena sino que es infiel. “Pero es bueno” dicen muchas mujeres y cuando se enamoran de un hombre bueno, oran por él, ejerciendo fe para que Dios lo cambie; pero la palabra de Dios que es la fe de Dios, te dice: “No hagáis yugo desigual con los infieles”. Hay personas que tienen fe contra la fe o fe contra la verdad; Dios te dice que no lo hagas y tú decides hacerlo pero vas a orar para que se convierta al Señor. Creen que tiene fe y que con su oración y ayuno lograrán torcerle el brazo a Dios y convertir a ese hombre o a esa mujer que aman. ¡Están creyendo una mentira! Tal vez conocerás algún caso así, en que el marido o la esposa se convirtieron, y yo te digo que la misericordia de Dios es grande, pero tú no puedes tentar la misericordia del Señor sino que tienes que creer la verdad. ¡Compra la verdad y no la vendas!

La fe y la verdad no se pueden separar; tú no puedes poner fe en lo que no es verdad; lo que está fuera de la palabra de Dios no es la verdad. No puedes poner fe en algo contrario a la palabra de Dios, porque el Señor te da la fe para que creas en su palabra, en su voluntad y propósito, no para que tú pienses que Él cambiará su voluntad, su propósito y su palabra. ¡Dios no te dará fe para que tú le tuerzas en brazo a Él! La fe es para que la verdad brille y la verdad es la voluntad de Dios. ¡La verdad es la palabra de Dios!

VERDAD Y FE VAN JUNTAS

Tuve una experiencia maravillosa con un amigo precioso, judío, con quien organizamos el viaje a Israel; él ama y busca a Dios, pero no tiene a Jesús en su corazón. Mi amigo vive cumpliendo reglamentos; hay seiscientas trece leyes en el judaísmo que ellos quieren cumplir meticulosamente, con los lavamientos de manos como ocurrió cuando confrontaron a Jesús por causa de que los discípulos no se levaban las manos para comer, con las oraciones y la lectura del Antiguo Testamento que deben hacer cada día. Los judíos se ejercitan en la piedad y en hacer el bien, pero no tienen la esencia de la verdad. ¡Cristo es el camino y la verdad y la vida!

Yo le conté a mi amigo la historia de mi abuelo, que éste antes de morir escribió un libro en el que declaró que él moría tranquilo porque sabía que su descendencia quedaba en las manos de Dios. Mi abuelo lo dijo con total certeza en la palabra de Dios. Mi amigo no entendía cómo podía ser así. Él tiene cinco hijas y se desvela por ellas, no quiere que nada malo les suceda ni que se desvíen y sufre al pensar en la posibilidad de que sus hijas se desvíen del camino. Entonces le recordé una promesa de Dios, que está en el Antiguo Testamento y dice: “…yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:5-6). Yo no necesito estar vivo para garantizar que mis hijos van a caminar en los caminos de Dios; yo sólo necesito creer en Dios y amarlo. El cumplirá su promesa de que bendecirá a miles, a los que le aman y guardan sus mandamientos; yo le amo y guardo sus mandamientos, y tengo paz porque he creído en la verdad. Yo no me apoderé de la verdad, la verdad se ha apoderado de mí. Le dije también que predico lo mismo que él y sé que mi descendencia será bendecida, entonces él se ríe y me pregunta cómo se hace eso, a lo que le respondo: “¡Si esa promesa es tuya y te la dio Dios en el Antiguo Testamento! Se la dio Dios a su pueblo y él no la puede creer pero yo que tengo a Cristo en mi corazón la creo y descanso en el Señor. ¡Cree y descansa tú también!” agregué, a lo que él me dice: “¡Cómo me gustaría tener la fe que tienen ustedes!” Se mata queriendo hacer el bien, pero no encuentra la paz porque la paz te la da la verdad. La verdad te da seguridad y paz; la fe en la verdad, en la voluntad de Dios. Quien está en la mentira vive temeroso y sometido al mal, se siente débil y trata de tapar el pecado y esto es tapar con mentiras la verdad, mas Dios te dice que no tienes que tapar con mentiras la verdad sino confesar la verdad de tu pecado. “Yo te perdono y te limpio”, te dice el Señor. “Yo te haré caminar en la verdad y no tendrás que estar mintiendo para tapar tu pecado. Confiesa tu pecado y yo te haré libre del poder que te está dominando”.

Con un grupo de pastores nos hemos levantado en contra de las declaraciones de la UNESCO y hemos compartido en las redes sociales que la UNESCO nos provoca aversión. Declaramos que este organismo ha atropellado la verdad; que ha vilipendiado la historia y la verdad y en dos días hemos llegado a seis millones de personas. ¡La verdad jamás podrá ser tapada! Más de veinte naciones árabes se han puesto de acuerdo para votar a favor del proyecto que señala que los judíos no tienen nada que ver con el muro de los lamentos y con la historia del templo. Israel tuvo un solo voto y cada país árabe, que son más de veinte, tienen un voto cada uno, pero lo más triste es que hay un gran número de países que tendrían que haber votado a favor de Israel y no lo han hecho por conveniencia política. Yo detesto la conveniencia política porque la conveniencia política también usa la mentira para tapar la verdad. Una gran cantidad de países que han votado a favor de los árabes tienen negocios de petróleo con ellos y no les importa la verdad sino la conveniencia geopolítica del momento. ¡Al mundo ya no le interesa la verdad!

Hemos asistido a esta triste realidad, que la mayoría no tiene la verdad y la pura verdad es que aunque el mundo entero vote en contra de la verdad, la verdad seguirá siendo la verdad. ¡No la podrán tapar! ¡La democracia no podrá tapar la verdad! Tristemente países como México y Brasil han votado en contra de Israel declarando con su voto que esa historia no existe. A lo bueno se le dice malo y a lo malo bueno; a la mujer se le dice hombre y al hombre mujer. Todo se trastorna, según la mentalidad del hombre, la verdad es relativa pero no es relativa según Dios. Cuando Dios estableció la ley de la gravedad, ésta no es relativa y siempre atrae a los cuerpos hacia abajo. Si no lo crees arrójate de un edificio alto y quedará demostrado que eres atraído hacia abajo. ¡La verdad de Dios no cambia! ¡La verdad de Dios es una ley! La verdad no es una cuestión cultural, no es cuestión de la época ni de la cultura de la gente; la verdad es la verdad eternamente. “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35),  dijo el Señor.

CONCLUSIÓN

No quiero que sigas dominado por tu pecado; has comprobado hoy que el pecado es un engaño y una mentira y que no te lleva por buen camino. ¡Tienes que aferrarte a la verdad y arrepentirte de tus caminos! Si has estado faltando a la verdad, tapándola con mentiras, has estado levantándote contra Dios, estás opuesto a Él, te mientes a ti mismo y no podrás avanzar. El Señor no va a aceptar la mentira y el engaño. Lo que el Señor puede hacer es extenderte su misericordia, perdonar tus pecados y librarte de toda maldad. Dios lo quiere hacer porque te ama. El Espíritu Santo te ayudará en tu debilidad, si sigues en tu mentira no llegarás lejos. Asistir a la iglesia no es suficiente, tampoco lo es cantar y ofrendar; tú tienes que caminar con Dios. El día domingo eres un santo pero el lunes te conviertes en un demonio; el domingo piensas en las cosas de Dios pero el lunes piensas como tus compañeros de trabajo o de estudio. ¡No puedes tener una doble vida con Dios! El Señor te ama y tiene misericordia de ti. No tengas temor de acercarte a Dios y mostrarle tu pecado porque Él te ama y desea perdonarte y limpiarte. El problema de la mentira es un engaño que opera a nivel mundial, como en el caso de la resolución de la UNESCO, y también a nivel individual. Es el mismo problema, por eso Dios condenará al mundo entero y rescatará para sí a los que amaron y anhelaron la verdad; a los que se aferraron a Cristo y lo dejaron entrar a su corazón. Si tú has estado engañando a tu cónyuge, si has estado engañando a tus jefes, a tu familia, a tu pastor; si estás preocupado o preocupada de que el pastor no se entere lo que estás haciendo a escondidas estás frito, estás frita. El problema no es con tu cónyuge, con tu jefe, no es con tu familia ni con tu pastor sino con tu Dios. ¡No tapes más tu pecado, confiésaselo a Dios antes de que sea tarde! Hoy es el tiempo de la gracia y de la misericordia; hoy es el día que Dios te ha dado para arrepentirte. El Espíritu Santo está golpeando la puerta de tu corazón y te dice: “Pídele a Cristo que te perdone y te limpie con su sangre preciosa”.

“La palabra ha sido dada Espíritu Santo, toca los corazones en esta hora, te lo pido en el nombre de Jesús. Libera de toda cautividad y de toda mentira; libera de todo afán y ansiedad Padre, de toda maldición, de amarguras y temores. Venga tu verdad y tu paz sobre cada vida, en el nombre de Jesús”.

Repite esta oración y dile a Dios: “Padre, vengo a ti en el nombre de Jesús a pedirte que me perdones. La mentira, el engaño y mi pecado han estado hasta este día gobernando mi vida. Perdóname Señor, sólo tú me puedes hacer libre. Por tu misericordia soy libre, por tu sangre soy libre. Yo creo y confieso que en ti hay poder para librarme de las ataduras del infierno; tú me libras de condenación y del poder del mal. Declaro que tuyo es el poder, la gloria y la honra Padre, en el nombre de Jesús, amén”.

MENSAJES

MISIÓN

VIDA

PARA LAS NACIONES

Av. 8 de octubre 2335

Montevideo, Uruguay

TEL: (598) 2402 7777

email: info@misionvida.org

twitter: misionvidauy

facebook: iglesiamisionvida

Diseño: VerakaWeb