Av. 8 de octubre 2335

Montevideo

TEL: (598) 2402 7777

MENSAJES DEL CIELO

¡ÀTATE A LA VIDA!

MÁS SOBRE

ESTE MENSAJE:

INTRODUCCIÓN

Leemos en el evangelio de San Juan capítulo 5:24 en adelante: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán. Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre. No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.

La muerte no es un estado del alma sino una transición; algunos pasan por la transición de la vida a la muerte para resurrección de vida, y otros por la transición de la muerte de la vida a un estado de resurrección para condenación. ¡No te equivoques! La muerte es una transición, es el paso de una puerta hacia el más allá. Los escépticos y los que ven solamente lo que sus ojos perciben y los que ven sólo lo que la mente piensa, no pueden vislumbrar más allá de la vida o de la muerte. Pero nosotros predicamos en el nombre de Jesús la resurrección de los muertos y predicamos en Cristo la vida. Confesamos que la muerte no tiene poder sobre aquellos que han escuchado la voz del Hijo de Dios y han creído en el Padre, porque quienes han escuchado la voz del hijo de Dios han creído en el Padre, y el que cree en el Hijo tiene la vida y el que niega al Hijo también niega al Padre. No se puede creer en Dios, si se rechaza el testimonio más grande que hay de su existencia y es la presencia de su Hijo quien ha sido enviado para salvación del mundo.

CULTURA DE LA MUERTE

Hay fiestas como la celebración de Halloween entre otras,que oprimen a las personas a través de la creencia en el poder de la muerte y la presencia de espíritus que retornan de la muerte para entrar en contacto con los seres humanos, estableciéndose un tiempo de confusión en el que el satanismo hace sus celebraciones u orgías más grandes del año. El 31 de octubre se celebra el año nuevo del satanismo en el que se invoca el poder de satanás. Señala la Biblia que el diablo, que opera contra Dios y sus planes, tenía el poder de la muerte y del abismo pero Jesús le arrebató las llaves del hades que encerraba a la personas bajo el poder de la muerte, y quien cree en Jesucristo, recibe la libertad del temor a la muerte.

El testimonio más poderoso de Jesús no tiene que ver con los milagros que hizo sino con su victoria sobre la muerte. Era necesario que Él muriera para dar testimonio al mundo de que tenía potestad sobre la vida y sobre la muerte y Jesucristo proclama la victoria de la vida sobre la muerte. Los cristianos discuten si es bueno o es malo participar de la fiesta de Halloween, celebración que no pertenece a nuestra cultura pero que ha invadido, igual que papá Noel invadió la cultura de la navidad, opacando la figura de Jesús. Se trata del poder que opera a través del dios mamón o dios de las riquezas y señala la Biblia que el amor al dinero es la raíz de todos los males.

Se ha levantado una cultura contra Dios que tiene que ver con el comercio y el amor al dinero; muchos comerciantes se llenan los bolsillos de dinero a raíz de éstas fiestas como la de Halloween,aunque históricamente el culto a la muerte o las celebraciones que tienen que ver con ésta no pertenecen sólo a las tradiciones y cultura de los druidas venidas de Europa, sino que también en muchas otras culturas se ha celebrado la muerte. Muchos judíos se contagiaban con ciertos cultos o dioses como Moloc que era un dios de metal, hueco por dentro, donde prendían fuego y cuando se ponía al rojo vivo, las madres colocaban en sus brazos a los niños ofreciéndoselos a ese dios. Hay muchas culturas que hacen uso de la muerte;el satanismo es una de ellas y se está manifestando en todo el mundo mediante ritos en los que los sacrificios humanos son fuente de poder;satanás demanda muerte y sacrificios, y sus seguidores, para obtener su favor le ofrecen sacrificios procurando satisfacer sus deseos morbosos de sangre. Satanás establece con sus seguidoresuna relación especial, ellos le invocan y tienen dentro de sus corazones un fuego de odio contra todo lo que es bueno, puro y santo; tanto es así que sacrifican criaturas, lo más inocente que existe en el mundo. Nuestros niños son sacrificados en estos días en un altar a satanás y los cristianos discuten estúpidamente si es bueno o malo disfrazarse en día de Halloween.

Alguien me escribió en mi muro de Facebook que nosotros negociamos con el dinero de la gente y no sabemos nada, a lo que le respondí: “El ignorante eres tú”. Esta persona me dice que inventamos cosas para ensuciar una fiesta que no tiene nada de malo. Yo le escribí: “Posiblemente tú ignoras cosas que nosotros sabemos”. Lo que yo estoy diciéndote no es un invento sino algo que brujos, sacerdotes satanistas, hombres y mujeres, testifican luego de haberse salido, abandonando la fe en satanás y ahora son predicadores del evangelio. Éstos han escrito libros contando sus vivencias y confiesan que han participado de las celebraciones satánicas. ¡No son historias inventadas! ¡Son testimonios verídicos!

Una de las culturas más arraigadas en América Latina tiene que ver con los aztecas; éstos eran cultores de ciertas prácticas de sacrificios humanos. Posiblemente, un culto que está haciendo estragos en México y América Latina en general es el culto a una entidad llamada “san la muerte” y muchos confiesan que hay un poder extraordinario cuando lo invocan. Hay imágenes que muestran una calavera horrible como si mostraran un santo o virgen a quien le prenden velas y esa imagen muchos la tienen en sus hogares.

Hay un movimiento en occidente, en defensa de la cultura azteca,el cual rechaza y habla mal de los conquistadores, diciendo que vinieron a matar a los pobres indios. No obstante, ellos tenían dioses que demandaban sacrificios con derramamiento de sangre,pero aun así, hay historiadores que andan buscando la explicación benigna acerca de esas horrendas prácticas de los aztecas que aterraban a los conquistadores. Entonces dicen que la divinidad se sacrificó por dar vida a la humanidad, ¡cuánto parecido al evangelio! Y los humanos no tienen mejor manera de responder al sacrificio de la divinidad que ofrecer lo más precioso que tienen, la vida, como una ofrenda para mantener la vida sobre la tierra. ¿Parece bonito, no? Lo cuentan para que parezcanhorribles las guerras que hubo entre los conquistadores e indígenas. Se trataba de una cultura guerrera, la cual enseñaba las artes de la guerra desde temprana edad y el objeto no era entregarse a sí mismos, sino las víctimas de la guerra.

Cristo dio su vida para demostrar el poder que había en Él sobre la muerte, pero estos otros sacrificaban doncellas y niños, cosa que hoy en día hace el satanismo. Había una práctica que era la decapitación del sacrificado, transformando la cabeza en una especie de trofeo, no sé qué hacían con el cuerpo de la víctima, pero la cabeza la guardaban en un edificio especial dedicado a determinada deidad. Esto lo hacían buscando obtener el favor de los dioses como el de la lluvia, la guerra, etc. Eran politeístas y necesitaban un dios de cada color para cada actividad humana como el dios de la fertilidad para poder tener hijos. Nosotros tenemos un solo Dios que alcanza para todas las actividades y satisface todas las necesidades, que tiene toda la sabiduría y todo el poder. Algunos necesitan muchos dioses pero nosotros creemos en el Dios Todopoderoso, creador de la vida y de todas las cosas. Ellos adoraban al sol, se inclinaban delante de él, lo reverenciaban y le ofrecían sacrificios, pero nosotros creemos que el sol es un pequeño astro, una pequeña creación de los miles y miles de millones de soles que el Dios nuestro ha creado. ¡Confundieron al Dios creador con la creación! Y el sol es apenas una pequeñísima muestra de la soberanía de Dios, un astro que se está quemando como si fueran millones de bombas atómicas por segundo, ¡se está consumiendo! Gracias a la energía que el sol está entregando a la tierra, es posible la vida del planeta. Ellos descubrieron que cuando no había sol por causa de las nubes por ejemplo, la vida disminuía, pero cuando salía, la vida aumentaba; también descubrieron que por causa del sol las plantas crecían, se derretía la nieve y se evaporaba el agua, se formaban las nubes y éstas destilaban el agua en los campos, así que ellos confundieron a Dios con el sol y terminaron haciéndole un templo.

Los historiadores nos quieren confundir; nosotros hablamos del canibalismo de los aztecas,es sabido que ellos se comían ciertas entrañas de los sacrificios, pero los historiadores nos dicen que no era una práctica de comer carne humana sino un ritual que tenía que ver con su fe, su religión y creencias. Yo me pregunto: ¿La democracia permitirá, haciendo uso de la libertad religiosa que los satanistas sigan sacrificando a los seres humanos para luego comerse sus entrañas? Porque con toda impunidad el satanismo ha estrenado públicamente una iglesia satánica en Norte América y vuelvo a insistir que el diablo exige sacrificios.

Un predicador que ha visitado nuestra iglesia, antes de convertirse a Cristo fue un brujo satanista y nos contó que para poder obtener el favor de satanás tenía que estar dispuesto a hacer todo lo que él le exigía y lucifer exige que sus seguidores hagan todo lo que a Dios le desagrada. A él le encanta la mutilación, la muerte, el derramamiento de sangre, el sacrificio de niños, etc. Los satanistas tienen mujeres cautivas bajo el terror del satanismo, a quienes violan y embarazan para luego usar a sus hijos,que no son registrados legalmente,en sacrificios humanos. Esto lo dicen quienes fueron ex sacerdotes de satanás y hoy predican el evangelio. Como dije, a lucifer le encanta lo que a Dios le desagrada; el Señor creó el matrimonio entre un hombre y una mujer pero a él le fascina destruir el matrimonio. Muchas de las manifestaciones de las libertades que propone la democracia permiten que la gente destruya sus matrimonios,permiten que las madres destruyan el fruto de sus entrañas en homenaje al dios placer,enseñan a la sociedad que el placer sexual es un derecho que está por encima del derecho a la vida de un niño por nacer, por lo tanto la mujer tiene más derecho que el hijo que lleva en su vientre. Éstas son prácticas que se están generalizando en la sociedad y aunque no todas las personas son seguidoras conscientes de satanás, desde la democracia se les enseñan estas cosas. Nosotros detestamos el sacrificio de los niños que están en el vientre de las madres.

En el satanismo se preparan a las mujeres para que den a luz antes de la noche de Halloween, así ofrecen a esos bebés en sacrificio, y si esos niños no llegan a nacer para esta fecha, abren el vientre de la madre y sacan a la criatura para sacrificarla. ¡Tú tienes que saber esto! Porque hay cristianos que no ven nada malo en participar en las obras infructuosas de las tinieblas, y dice la Biblia que no solamente no debemos participar sino que debemos reprenderlas. ¡Yo reprendo en el nombre de Jesús las obras infructuosas de las tinieblas!

Hoy en día nuestra cultura occidental endiosa a los soldados que mueren en la guerra y a los jefes que la promueven; por eso, esos grandes ídolos de cada país están en las principales plazas sobre un caballo de bronce y son honrados llamándoles padre de la patria. Mas los cristianos tenemos uno solo y es nuestro Padre celestial.

Hubo un soldado que dio su vida por salvar la del General San Martín en Argentina; ese soldado se llamó Facundo Cabral a quien inmortalizaron por medio de canciones y fechas célebres en su honor. Honramos en el bronce a los héroes de la muerte y de la guerra y en el mundo hay toda una cultura de guerra. El Grupo ISIS decapita a los enemigos en honor a su dios, ellos son honrados por ese dios porque matan de una manera tan asquerosa y horrorosa a quienes odian. ¡Hay toda una cultura de muerte a nuestro alrededor! Los aztecas endiosaban a los soldados que morían en la guerra, era un honor matar al enemigo y dar la vida mientras liquidaban al adversario.

CRISTO: LA VIDA

¡Pero la guerra de Jesús no es así! Su batalla es la que Él liberó contra los poderes de las tinieblas dando su propia vida. Cuando otros le ofrecen sacrificios a sus dioses o a satanás, no sacrifican sus propias vidas sino que ofrecen la de otros, hoy nosotros proclamamos la victoria de la muerte sobre la vida por nuestra fe en Jesucristo el Hijo del Dios viviente. ¡Los que oyen las palabras de Jesús y creen al que lo envió tienen vida eterna! ¡No serán condenados sino que pasarán de muerte a vida!

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida”. ¡Jesús derramó su sangre para que nosotros tengamos vida! ¡Derramar sangre humana no da vida a nadie! Dios dio a su hijo Unigénito y Jesucristo siendo hombre ofreció su sangre pura, poderosa y sin mancha en sacrificio por la salvación de aquellos que estaban muertos en vida. La Biblia les llama muertos que caminan a aquellos que no han conocido la verdad de Dios y no han creído en ella. En Lucas 9:60 Jesús le dice a alguien: “Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios”. Quien no ha creído a la voz del evangelio, quien no ha creído en la palabra de Dios, camina en caminos de muerte.

Nuestros historiadores, antropólogos y geólogos tratan de defender lo indefendible. Lo más notable que registra la historia de la humanidad y hasta donde llegan los datos que se han obtenido, es que estos cultos de celebración a la muerte y estos sacrificios humanos tienen más de tres mil años de edad en México. Quien no conoce la vida, celebra la muerte. Bajo el pretexto de honrar a los muertos se hace una celebración para ellos; yo no digo que esté mal honrar y celebrar a quienes pasaron por la tierra y que aún amamos. No predico acerca de una contracultura pero estamos en contra del uso que se le da a la muerte, estamos en contra de que se invoquen a los muertos y se ore a los santos y vírgenes, que se practiquen cultos a los espíritus de los muertos, donde se endiosan a los viejos caboclos, a los ancianos muertos del África o Brasil tomándolos como espíritus guías que nos revelan la verdad. La única y máxima revelación del cielo en la tierra no es la que viene de los muertos sino del Dios de vida. De tal manera amó Dios al mundo que envió a su Hijo. ¡Jesús es el testimonio más grande que tenemos para saber lo que sucede después de la muerte!

¿Aún no has creído en Cristo Jesús como tú Señor y Salvador? ¿No has creído en el perdón de tus pecados por su sangre? ¡Todavía caminas en caminos de muerte! Hay muchas prácticas de muerte, muchas creencias acerca de ésta o del poder de los muertos, mas yo creo en aquel que dijo: “He aquí yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo”.¿Para qué invocar a los santos si conmigo está el Señor de los santos? ¿Para qué le voy a pedir un favor al secretario si el Jefe me ha dicho que hablara directamente con Él? Jesús no dijo, “pidan turno con mi secretario”, sino: “Vengan a mí todos los que están trabajados y cargados que yo les haré descansar”. El evangelio que predicamos y en el cual creemos es la luz para la humanidad pero hay quienes viven como si no fuera así. ¡Si Cristo no está contigo estás perdido! Algunos que dicen creer en Jesús no saben si Dios está con ellos, si los ve o los oye; andan buscando intercesores y corredentores. ¡El poder de la vida está en la vida y no en la muerte! ¡No busques en la muerte el poder de la vida! ¡No te ates a la muerte para conocer acerca de la vida! ¡Átate a la vida! “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” dijo Jesús. La luz del evangelio trae la revelación del poder de la vida sobre la muerte. Dios usó la muerte como su esclava para mostrar su poder sobre ella. ¡La muerte no tiene potestad sobre Jesús y sobre quienes creen y confían en Él! ¡No le tengas miedo a la muerte! Teme a aquel que te puede condenar a la muerte eterna y ese no es el diablo sino Dios. El diablo no te puede condenar, quien te puede condenar es Dios solamente; satanás está sujeto al poder de Dios. Y el Señor busca gente que libremente le ame y le crea; a ellos el Señor les dice: “Puedes venir a mi casa. Tú que estás buscando la verdad, ven a mi casa. Yo te voy a cubrir bajo la sombra de mis alas y nada podrá hacerte daño”. Cuando se celebra el día de los muertos, esto es el dos de noviembre, muchos van al cementerio a visitar la tumba de sus muertos, entonces de entristecen; les hablan reclamándoles que los han dejado. También dicen: “Tú que me estás mirando desde el cielo, ayúdame”, y en la tumba llena de polvo, ponen flores. Las personas le hablan a los muertos y Jesús que vive, sigue diciendo: “Vengan a mi todos los que están trabajados y cargados que yo les haré descansar”. “Mi marido me dijo que pronto estaré con él…” “Mi abuela que ya murió siempre me habla y me cuenta muchas cosas…” Una tía, una vez me dijo: “A mi Cristo nunca me respondió pero tengo una tía que ya murió y era una santa”. Ella tenía una foto de su tía, o sea una tía abuela mía, y le prendía velas, entonces me decía: “A Dios no le pido nada porque nunca me contestó pero mi tía que era una santa y me concede todo lo que le pido…” O sea que si la tía le concedía todo lo que le pedía, ella era la diosa y la tía muerta la esclava. ¡Deja a los muertos que descansen en paz! ¡No estés atado a ellos! Hay personas que por causa de los muertos ya no pueden vivir porque no pueden superar la pérdida de un hijo, de su cónyuge, o algún otro ser querido. La angustia se ha apoderado de esas personas ya que están ligadas a los muertos y atraídas hacia ellos. ¡Están atraídos por la muerte y no por la vida! ¡Renuncia ahora a los lazos que te tienen atado o atada a los muertos! Así hayan sido los más buenos del mundo, tu salvación no está en ellos sino en Cristo Jesús que resucitó de los muertos. Los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida, mas lo que hicieron lo malo a resurrección de condenación. No se trata si eres creyente o no sino que tu alma descansa en las manos de Jesús o no. La gente dice creer en Jesús pero vive angustiada porque no tienen fe en el Señor o dicen que Él no les contesta sus oraciones. No dicen que Jesús es malo por temor pero algunos me declaran: “Ore usted que está más cerca de Jesús porque a mí no me escucha”.¡Están enemistados con el Señor y dicen que Él no les escucha! O sea que yo soy el bueno que cree en Jesús pero Él es el malo que no les responde. ¡Déjate de ridiculeces y abraza al Señor!

Una joven que le entregó su vida a Jesús nos dijo: “He conocido el amor de Dios en los hogares Beraca. Yo he vivido una vida tan triste y dura, y ahora que he conocido el evangelio y al Señor estoy tan feliz y lo amo tanto que no me voy a ir del hogar aunque me echen”. Job declaró: “Aunque Él me matare, en Él confiaré”. “¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.” decía el salmista. ¡Tú eres Señor, mi única esperanza! ¡Mi esperanza no es mi tía muerta, no es mi pastor, un hombre de carne y hueso como yo! ¡Mi esperanza es Cristo! ¡Cuando las personas me fallen mi esperanza seguirá siendo Jesús y no tendré expectativas contra los ellos sino que seguiré creyendo en el mensaje del evangelio de Jesucristo! Señor, en ti reposa mi alma, en ti espero; tú velas por mí mientras duermo, mi corazón sigue latiendo mientras descanso porque tú me cuidas y le das aliento a mi existencia. No tengo deseos de muerte porque tú me has mostrado la vida. Tú me has enseñado que la vida vale la pena Señor, en un tiempo deseé la muerte pero ahora que te he conocido deseo vivir. ¡Deseo mamar de tus pechos Dios! ¡Amamántame con tu verdad Señor!

Yo confío que viene un tiempo en que la gente deseará tener un encuentro con Dios como nunca antes. Habrá gente en las calles que nos dirá: “Háblame de tu Dios”. Watchman Nee cuenta en su libro que en un tiempo la gente leía novelas y sentían vergüenza de leer la Biblia, es más, no querían andar con ella porque era vergonzoso. No se animaban a declarar que eran cristianos pero cuando vino el avivamiento, Watchman Nee cuenta que iba a la universidad a las seis de la mañana y encontraba gente en el camino leyendo la Biblia y se invirtió todo, porque ahora tenían vergüenza de leer novelas pero mostraban orgullosos que leían la palabra de Dios. ¡Algo va a suceder! ¡Dios algo va a hacer! ¡El Señor cambiará tu corazón! Algunos tienen miedo de convertirse en fanáticos de Dios, no les avergüenza ser fanáticos de un equipo de futbol que genera caos y muerte pero sienten miedo a ser tildados como fanáticos de Jesús. En las aulas avergüenzan a nuestros alumnos tildándolos de fanáticos porque creen en Dios y no en la teoría de la evolución.

CONCLUSIÓN  

¿Tienes certidumbre acerca del perdón de tus pecados o sientes miedo de que algunos no hayan sido perdonados? Quizás vives en una especie de angustia por el temor que tienes a la muerte y el diablo te dice que no confieses tus pecados, que dejes para más adelante, como el dicho: “Hoy no se fía, mañana si”. ¡Arregla tus cuentas con Dios hoy! ¡Necesitas ser perdonado; hoy necesitas la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento! Tienes que romper tus ataduras con los muertos hoy. Hay cristianos que no tienen paz y no pueden descansar porque los persigue la relación de algún pariente muerto, porque se les manifiesta de noche hablándoles o sueñan con ellos.

En esta hora echo fuera de tu vida el espíritu de necromancia, y echo fuera el espíritu de muerte que acecha tu vida en el nombre precioso de Jesús. ¡Proclamo vida sobre ti en el nombre de Jesús! Te falta paz porque piensas qué sucederá contigo si mueres en esta misma hora, pídele perdón a Dios por tus pecados, que te llene de su paz y te de vida eterna.

Jesús, cubre con tu sangre a quien le llegue este mensaje. Padre, perdona los pecados, quita la opresión de la muerte y de la condenación, en el nombre de Jesús. ¡Trae vida sobre ellos Señor! Dile a Dios: “Padre amado, me acerco a ti porque tú eres la fuente de la vida y de la esperanza. Pongo mi fe en ti Señor y rompo hoy los lazos con la condenación, con el temor de la muerte; rompo lazos con el pecado y te pido que me cubras con tu sangre preciosa. Dame fe, confianza esperanza y vida Padre, te lo pido en el nombre de Jesús, amén”.

 

MENSAJES

MISIÓN

VIDA

PARA LAS NACIONES

Av. 8 de octubre 2335

Montevideo, Uruguay

TEL: (598) 2402 7777

email: info@misionvida.org

twitter: misionvidauy

facebook: iglesiamisionvida

Diseño: VerakaWeb